Poeta en femenino

No es cuestión de cuotas. El mismo término de POESÍA es femenino, siendo el de POETA, más que neutro, ambivalente: el poeta, la poeta. Cuestiones filológicas aparte, no es tanto que la poesía trascienda el género sexual, sino que vive en la tensión sexual de los géneros, y de ella se alimentan sus palabras.

En la actual  programación de los Clubes de Lectura contamos con tres poetas, todas mujeres. Ellas son: Aurora Saura (http://www.rmbm.org/admin/archivo/docdow.php?id=1595), Cristina Morano (http://www.rmbm.org/admin/archivo/docdow.php?id=1577) y Carmen Piqueras. Las propias autoras presentarán sus  libros en las sesiones respectivas a ellos dedicadas:

  • Aurora Saura, con Si tocamos la tierra, estará el martes, 17 de enero, en la Biblioteca de Beniaján.
  • Cristina Morano, con Cambio climático, estará el miércoles, 25 de enero, en La Alberca; el lunes, 27 de febrero, en la Biblioteca de El Carmen; y el lunes, 10 de abril, en El Palmar.
  • Carmen Piqueras, con Nación del sueño, estará el miércoles, 7 de junio, en el Club “Rosa Regás “ de la Biblioteca de El Carmen.

Como un homenaje a las tres, y un regalo para los/as demás, os presentamos a la joven escritora y cantante inglesa  Kate Tempest (https://es.wikipedia.org/wiki/Kate_Tempest). Recientemente se acaba de publicar la traducción al castellano de su poemario “Mantente Firme (publicado en la editorial Bella Varsovia). El libro es un extenso poema en el cual recrea la historia del célebre adivino de la Antigüedad Tiresias. En concreto se centra en  el  mágico episodio donde Tiresias observa  a dos serpientes entrelazadas en pleno coito,  y al separarlas con una rama se convierte en mujer. Más adelante vuelve a presenciar una escena idéntica, y  procediendo de la misma forma que la vez anterior recupera su cuerpo masculino. Imposible no pensar en la dualidad sexual inherente a la naturaleza, de la que lo humano forma parte. Y la poesía, justamente, es el género literario más próximo a nuestra parte de naturaleza, a lo sagrado, entonces, la sacralidad del cuerpo.

La otra faceta artística de Kate Tempest es la de cantante y música. Disfrutad  de este tema suyo, que forma parte de su último trabajo discográfico Let them eat chaos, donde encontramos estos versos: “El mito del individuo nos ha dejado desconectados, perdidos y sumidos en el abatimiento”, y que interpreta en directo. Toda una poeta en acción.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *