MIGUEL HERNÁNDEZ: LA VOZ QUE NO CESA

El poeta de Orihuela, 75 años después, no descansa;  ni su poesía, que jamás podrá hacerlo, con versos que borbotean vitales desde las entrañas mismas del poeta y su compromiso; ni parece que tampoco su cuerpo, rebelándose en nuestra imaginación, inquieto por  la injusticia que sufren tantos otros cuerpos sin sepultura de entre los innumerables  muertos y muertas a causa de la Guerra Civil.

Tiene la poesía de Miguel Hernández un significado y una emoción especial para los que somos de aquí, del Sureste Levantino, habitantes de un espacio común, en el cual la tierra es fértil, tan agradecida como terrible. Al igual que los aquí nacidos y nacidas saben de agravios y de injusticias, tanto como sienten el placer y el dolor conjunto, la rabia y el asombro, la amistad y la ira sensaciones y emociones contradictorias y compartidas, la vida, en suma…

Las imágenes poéticas y las metáforas de los versos de Miguel Hernández se nos aparecen como parte indisoluble de sus referencias, forman ya parte de esa realidad. De ahí que sigamos  llorando la muerte de Ramón Sijé, y que nunca pueda compensarse la injusticia cometida con el niño yuntero, o que podamos seguir sintiendo tan intensamente este paisaje aguerrido de palmeras, chumberas e higueras bajo un sol implacable.

Como un ejemplo máximo que transmite toda la emoción artística de la poesía de Miguel Hernández, compartimos la interpretación que hizo el cantaor Enrique Morente de la “Elegía a Ramón Sijé”, en este tema por tarantos, palo flamenco perteneciente al troco de los denominados Cantes de Levante, y titulado “Compañero”:

Sí, Miguel Hernández sigue vivo. Para saber más del poeta oriolano y su 75 aniversario:

http://www.miguelhernandezvirtual.es/new/



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *